La Navidad es una de las fiestas preferidas por los españoles. Son fechas cargadas de magia y emociones en las que nos reunimos con amigos y familiares a la espera de la visita de los reyes magos. Aunque la seguridad en el hogar siempre es prioritaria, en esta época en la que pasamos mucho tiempo fuera de casa, conviene reforzarla.

Las medidas de seguridad relacionadas con los incendios son las más reseñadas en estas fechas. El mal uso de las luces de navidad, dejar las velas encendidas durante mucho tiempo o no hidratar correctamente el árbol, son algunos de los causantes de la mayor parte de accidentes que se registran durante el mes de diciembre. Pero, ¿qué hay de las posibles intrusiones en el hogar?

 

Para evitar malos ratos, existe un gran número de medidas preventivas de seguridad, que podemos implementar durante las celebraciones navideñas. Toma nota de estos consejos para pasar unas Navidades más seguras:

  • Revisar las cerraduras y los dispositivos de seguridad: las vacaciones son excelentes momentos para hacer una revisión general del estado de los sistemas de seguridad que tenemos instalados en nuestro hogar. Es importante que cada cierto tiempo evaluemos las condiciones de nuestras puertas, cerrojos y cerraduras, así como de los equipos de protección con los que contemos en el hogar.
  • Simular que siempre hay alguien en casa: una vivienda vacía es más propensa a sufrir una intrusión que una en la que hay o se piensa que hay gente. Si viajas estas Navidades o piensas estar mucho tiempo fuera de casa, asegúrate de aparentar que tu hogar no está solo. Algunas aplicaciones permiten controlar el sistema de iluminación del hogar a distancia y, sistematizar el apagado y encendido de las luces. Programar las bombillas para que se activen cada cierto tiempo es una de las muchas medidas que puedes adoptar.
  • Hay que ser discreto ante todo: la mayor parte de los robos durante las fiestas son llevados a cabo por aficionados que buscan aprovecharse de las nuevas adquisiciones y regalos recibidos. Es posible que antes de decidir entrar en un hogar, los ladrones echen un vistazo a los basureros para saber con qué cosas se pueden encontrar. Destruir las cajas de tus compras es una gran idea para protegerse de este problema. También, esperar a vaciar tus contenedores cuando sepas que se acerca la hora de paso de los camiones de limpieza.
  • No olvidarse de cerrar las puertas y ventanas: por más obvio que pueda parecer, la emoción de las fiestas podría hacer que olvidemos asegurarnos de que los accesos a nuestra vivienda están correctamente clausurados. Son fechas en las que entramos y salimos muchas veces de casa, recibimos invitados y visitamos otros hogares, es imprescindible revisar que las puertas y ventanas estén debidamente cerradas. Así, no dejamos paso a visitantes inesperados.
  • Resguarda tus objetos de valor en casa: aunque sientas que tu hogar está lo suficientemente protegido, contar con una caja fuerte en la que guardar los objetos más preciados siempre es una buena idea. Joyas, documentos y divisas, son algunas de las pertenencias que conviene resguardar con un extra de seguridad.
  • Si viajas, avisa a un vecino de confianza: además de mantener la ilusión de que tu hogar no está vacío, es oportuno informar a algún vecino de confianza sobre tu ausencia temporal. Ante cualquier emergencia, tu vecino podría ocuparse de la situación si le has avisado de que ibas a salir de viaje en tus vacaciones. Además, puedes pedirle que vigile tu casa y reporte cualquier actividad que le parezca sospechosa.

 

Los incendios: el mal de la Navidad

Además de los adornos típicos de esta festividad, la bajada de las temperaturas tiene un impacto en el aumento de accidentes que acaban en fuego. Olvidar apagar las calefacciones y chimeneas es tan peligroso como utilizar luces de navidad en mal estado, o encender velas cerca de cualquier material combustible. El uso irresponsable de la pirotecnia también se suma a este listado.

Por esto, para minimizar cualquier peligro siempre debemos apagar los calefactores antes de dormir o salir de casa (o en su defecto programarlos para que lo hagan solos), comprar guirnaldas luminosas que cuenten con certificados energéticos y de calidad (y, preferiblemente de bombillas LED), reemplazar las luces cada cierto tiempo, y alejar los fuegos artificiales de los más jóvenes de la casa.

No dejes que los pequeños descuidos arruinen la magia de las fiestas. Conocer estas medidas de seguridad, que a veces parecen evidentes, y ponerlas en práctica, ayudará a reducir el riesgo de accidentes indeseados. El simple acto de revisar que todas las ventanas queden correctamente cerradas, apagar las velas y chimeneas, o desconectar las luces del árbol de navidad, marca la diferencia. Convierte estas recomendaciones en hábitos y así, estas Navidades, disfrutar de tus seres queridos será tu única preocupación. ¡Felices fiestas a todos!