El verano ya está aquí y todo el mundo está pensando en sus vacaciones. Que si unos días con la familia, que si un viaje al otro lado del Atlántico o que si me voy a la playa con los amigos… Es un momento de despreocupación y eso hay gente que lo aprovecha. Por eso, desde Fac Seguridad, instamos a todo el mundo a proteger bien su casa para que no exista la posibilidad que alguien se cuele en ella en busca de algo que llevarse.

Aparte de los míticos consejos como tener un vecino que recoja la correspondencia del buzón, hay que tomar precauciones. No está de más reforzar la puerta de entrada del domicilio con cerraduras más resistentes e incluso incluir cerrojos. Tampoco está de más poner a buen recaudo las pertenencias más valiosas en una buena caja fuerte. Ya por último y, como medida de seguridad extrema, se debe instalar una alarma.

En verano, toda precaución es poca

 

Solo hace falta ver el índice de robos en viviendas durante estos meses para darse cuenta de la gravedad del asunto. Tomar medidas es necesario. Es la única forma de disfrutar de unas vacaciones placenteras sin tener la cabeza en otra parte y muchos problemas al regreso.

¿Sabías que más del 80% de los bombillos son susceptibles a las nuevas técnicas de los ladrones? Un simple gesto como cambiar el bombillo por uno de alta seguridad puede hacer que tu hogar esté mucho más protegido y, por lo tanto, tengas un verano sin preocupaciones. Si, además, instalas un cerrojo FAC duplicarás los puntos vulnerables de tu puerta, por lo que duplicarás tu seguridad.

A veces pequeños gestos pueden ahorrarnos grandes sustos. Feliz verano!